miércoles, 12 de noviembre de 2014





Se fue Rafa Galindo.

Estaba malito desde hace algún tiempo. Que timbre tan elegante tenía. Y afinadísimo.
Lo conocí hace apenas dos años atrás. En la grabación de un CD con "amigos" que hizo
Aldemaro en Estudios Del Este.
Lo invitó a cantar ME QUEDA EL CONSUELO Y BURLA, BURLANDO.
Una memoria bestial. Aldemaro me pidió que le pasara BURLA BURLANDO.
porque Rafa no la conocía. Y en "un dos por tres" se la aprendió. Y la grabó rapidísimo.
Riendo me comentó saliendo del estudio en un descanso: Aldemaro está perdiendo
la memoria. Él no recuerda que yo fui el primero que cantó Me queda el Consuelo.
Y hasta recuerdo el día que la escribió. Estábamos en una casa que quedaba por una
calle donde ahora está Parque Central. Estaba despechado y en condiciones, producto
de su despecho escribió la letra en una pared.
Luego yo agarré un papel y un lápiz y la pasé a ese papel. Después se la di.
Quizás, si no es por mi, esa letra se hubiera perdido porque tal vez no la hubiera recordado.
Me contó también que ganó un concurso de canto a los 14 años, en una emisora de la época.
El premio fue; un paquete de spaguetti, uno de caraotas, algo más, y 100 bolívares.
Rafa alquilaba bicicletas a 1 bolívar la hora y paseaba por El Paraiso y zonas aledañas.
Tenía un amigo, y cuando ganó el premio invitó a ese amigo a pasear con él en bicicleta.
Alquiló una para su amigo también, y las de 2 bolívares, que eran mucho mejor.
Pasearon varias tardes.
Lo contrató un señor, por haber ganado el concurso, para que cantara en un local nocturno
de su propiedad, que quedaba en El Valle. Cuando El Valle era el final de Caracas.
Después de El Valle, no había mas nada. Tuvo que pedir prestado unos pantalones
largos para poder ir a ese trabajo por que los usaba cortos por su edad.
Éste señor le dijo que como él cantaba muy bien, con toda seguridad lo iban a llamar
de alguna mesa; una pareja o amigos reunidos, para felicitarlo y brindarte un trago.
Rafa le dijo... !pero es que yo no bebo! El señor lo tranquilizó y volvió a hablar. No te preocupes.
Tú acéptalo, y di que tomas uno especial para la voz. Yo pondré a un mesonero para que esté
pendiente si alguien te llama, y él se encargará de llevar tu trago. Brindas con ellos.
No tendrá licor pero si color parecido al whisky. Y le aclaró; por cada trago que pidas
te ganarás un bolívar. Te los iremos guardando en un frasco en la barra, y al final de
mes te lo llevas.
Rafa se río con ganas y me dijo; yo fui el Primer Hombre Fichero que existió en Venezuela.
Imagínate!, ganaba mas como fichero que como cantante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada