viernes, 26 de abril de 2013

ME LO DIJO RAFA GALINDO...



En la única conversación que tuve con Rafa Galindo, que ocurrió en la grabación de un disco con el maestro Aldemaro Romero, entre las muchas cosas que dijo fue que Noro Morales había vivido un tiempo en Venezuela. Hoy busqué en la biografía de este reconocido músico puertoriqueño y fue ratificada la información que me diera Rafa.
A temprana edad Noro Morales manifestó su vocación por la música, al comienzo estudió trombón y contrabajo; sin embargo resaltaba su habilidad en el piano, conjuntamente con sus hermanos, quiénes también mostraron una precoz inclinación musical. Su padre, Luis Morales era violinista. Adolescente de trece años, e integrante del grupo fundado por su padre, al final de los años veinte, el presidente venezolano Juan Vicente Gómez les contrató, para que la agrupación fuese la orquesta del entorno presidencial. En 1930 la familia Morales regresó a Puerto Rico, aunque, años más tarde, con su propia orquesta, Noro Morales volvería a Venezuela.
Para los latinos de Nueva York durante la década de los años 40s y a comienzo de los 50s, las palabras “Noro Morales” significaban música bailable excitante. Morales era un hombre obeso que media cinco pies y ocho pulgadas de estatura, y pesaba 280 libras durante la plenitud de sus años. Noro era un héroe puertorriqueño en los años 40s, principalmente por dos razones; la primera, porque algunos de los títulos de las canciones que él escribió llevaban los nombres de varias ciudades de Puerto Rico, y la segunda, porque sus trabajos contenían líricas de Rafael Hernández, las cuales exaltaban la cultura de la isla.
Para la primera mitad de los años 40s, los grupos de Noro Morales y Xavier Cugat fueron las bandas más populares en los lugares artísticos de la ciudad de Nueva York. Luego en 1945, el principal rival de la orquesta de Noro Morales fue la orquesta de Machito. En este periodo, la banda de Noro recibía el mayor pago que orquesta alguna podía recibir; por donde quiera que Morales y su grupo aparecían, los músicos de otras bandas venían solamente para ver a la orquesta en acción. Eso fue lo que hicieron en muchas ocasiones Tito Puente, Tito Rodríguez, Charlie Palmieri, Héctor Rivera, Lou Pérez; Pete Terrace, Frankie Colón y Ken Rosa.
Noro murió muy joven, a sus cuarenta años. Debió haber vivido más tiempo si hubiera llevado una vida más sana. Se rumoraba que él consumía una botella de ron al día. Eso, sumado a la obesidad y a la diabetes, debieron ser las causas de su temprano fallecimiento.
Tito Puente grabó María Cervantes para rendir un tributo a su paisano Noro Morales
Por cierto que el piano en este tema lo toca el excelente pianista argentino, ya desaparecido, Jorge Dalto


MARÍA CERVANTES
2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada