jueves, 4 de abril de 2013

...MI NOMBRE ES EDDIE PALMIERI......



Esta historia comienza con una llamada telefónica que recibí un día a media mañana, de 1981
Atendí el repique del teléfono y escuché una voz algo ronca, pero muy amable…
Aló, buenos días, por favor quisiera hablar con el Sr. Alí Agüero…
Sí diga, habla con él. ¿Quien llama?
Ah! Mi nombre es Eddie Palmieri…. Escuché el nombre de Eddie Palmieri, me sonreí y me dije: jajajajaja… éste es Melo “echando varilla” Al Melo a quien me refiero es a Ángel Melo, cuatrista, arreglista, gran echador de broma, y excelente imitador. Fue la voz del ex presidente Luis Herrera Campins, en las gaitas de Simón, que producía Hugo Blanco. Siempre que llamaba a la casa lo hacía haciéndose pasar por algún personaje conocido. (El Disco Sabor en Cuatros lo grabé con él)
Por esto dejé que “Palmieri” siguiera hablando a ver que me decía Melo…. Su número telefónico me lo dio anoche el Sr. Leonardo Montiel Ortega, y me dijo que quizás Ud. podía ayudarme en algo. ¡Ah caray! Leonardo Montiel, pensé en fracciones de segundo; sé que Leonardo es muy salsero, hemos hablado del tema, le gusta y sabe de verdad del género. Incluso conoce a varias figuras del género… Me dispuse a oir con mas atención. !Ah si!… como no, dígame en que puedo ayudarlo. Me comentó que había visitado nuestro país un año atrás y había sucedido algo con una de las actuaciones… y quería hablar con algún manager de artistas para que me ayudara a solucionar eso, porque quiero tocar en Venezuela, y existía una prohibición de la cual no estaba enterado y quisiera solucionarla.  ¿Dónde va a estar Ud, esta noche maestro? Ya no tenía ninguna duda, estaba hablando con Eddie Palmieri. Esta noche no tengo nada que hacer, fue su respuesta. Mientras no solucione el problema… ¿Dónde se está hospedando? Es para que conversemos mas del asunto… yo lo paso buscando y comemos algo mientras conversamos. ¡Caramba! Que bueno, yo estoy en el Anauco Hilton…. No dejé que hablara mas… ¿a que hora lo paso buscando; a las 7 le parece?
A las 7 lo espero Sr. Agüero y agradecido por… lo interrumpí, sé que no debí interrumpir, es mala educación, pero en ese momento lo olvidé por completo… a las 7 en punto lo paso buscando. Muy bien, ahí estaré, buen día y gracias por su atención.
Terminó la conversación y no sabía que hacer. Tenía algo en mente con respecto a Eddie Palmieri y alguien mas. Ah claro! Tengo que invitar para esa cena a alguien que para él, Eddie Palmieri es su ídolo. Busqué la libretica de teléfonos y ahí estaba el número que buscaba. Lo marqué enseguida y me alegre al oirlo repicar… Casualmente esa persona atendió el teléfono… Aló quien llama? ¿Épale, que tal vale? Es Alí, mira, ¿que vas a hacer esta noche a las 7? La voz que respondió la sentí un poco desganada: tengo que escribir un arreglo para mañana… por qué ¿tienes algo esta noche? Bueno, si, era para invitarte a cenar? ¿A cenar? Oye vale, me encantaría pero ese arreglo… lo interrumpí y repetí acentuando mas las palabras. Vinicio, para cenar con Eddie Palmieri!! Un ¡QUÉ! gritado se escuchó del otro lado… ¿Dónde¿, ¿a que hora?, ¡claro que si Alí! Escribo cuando venga de cenar. Era la voz de Vinicio Ludovic. Excelente arreglista y pianista. Con todo lo que habíamos hablado siempre de Eddie, sabía que no podía decir que no, a este encuentro.
Esa noche, con Zenaida, buscamos a Eddie en el Hotel y fuimos a comer a un restaurant en la Urb. Bello Campo que era muy visitado por nosotros en aquellos tiempos. Se conoció como El Foro Romano, y mas actualmente como El Rucio Moro, pero cuando fuimos a cenar esa noche tenía otro nombre, su primer nombre. Recuerdo que sus ambientes estaban identificadas como estaciones inglesas de tren.
Ya sentados los cuatro en la Mesa, Vinicio dijo que no podía creer lo que estaba viviendo esa noche. Le comunicó a Eddie  todo lo que lo admiraba como pianista y arreglista. Le hizo una pregunta; maestro Ud. es zurdo? Eddie le respondió que si, Con razón, ya decía yo… esa mano izquierda suya es inimitable.
Hablamos de su problema y encontramos como solucionarlo. Pero cosa curiosa, Eddie Palmieri habló poco de él. Nos contó que sus comienzos en la música fue como baterista. Pero él veía a su hermano Charlie, que era el pianista, salir muy bien vestido y listo para ir a los toques. En cambio él tenía que cargar con el bombo, la caja, los platillos y mil cosas mas para salir, y para regresar igual. Y un buen día dijo: no cargo mas tambores… me cambio para el piano. Y lo hizo, para disfrute de todos sus admiradores.
Luego comenzó a hablar de Vitín Paz, y no hubo ya otro nombre en su conversación.
A excepción de Barry Rodger y su trombón. A Vitín lo conocí cuando yo tenía 12 ó 13 años , pero esa es otra historia.
Su mas reciente disco en aquel momento era El Piano o el Disco Blanco. Y el tema que mas le gustaba era EL DÍA QUE ME QUIERAS, cantado por Cheo Feliciano, y un arreglo de René Hernández, que tenía para ese momento mas de 10 años de haberlo escrito.
Recuerdo que al salir del restaurant Vinició le preguntó algo a Eddie de un tema grabado por él en uno de sus tantos discos, Eddie le explicaba pero la teoría no bastaba. Recordamos que había un piano en el local el cual lo tocaba un joven. Nos acercamos a él y le preguntamos si nos podía prestar el piano por un momento. El joven por supuesto nos miró un poco receloso. Vinicio se adelantó y le dijo, mira es un segundo nada mas, es que Eddie Palmieri quiere mostrarme algo… los ojos del joven se agrandaron de inmediato… ¿Eddie Palmiere?, ¡por favor maestro siéntese! Ese muchacho debe haber dormido poco esa noche. Seguro que así fue.
Ese tema El Día que me Quieras, y el disco completo lo oímos al día siguiente en mi casa. El Disco Blanco como lo llamaba Eddie quedó autografiado, y en mi discoteca. En estos días pensando en éste escrito que iba a hacer de Eddie, lo busqué, y no lo encontré. 

EL DÍA QUE ME QUIERAS    Carlos Gardel / Alfredo Lepera
                                                     Arr: René Hernández
                                                     Voz. Cheo Feliciano
                                                      Eddie Palmieri y su orquesta



1 comentario: